Por mucho que luego lo critiquen hay pocos personajes que hayan cambiado el mundo como él: trabajo, talento y una capacidad de visión que ya querrían sus competidores. Acaba de dejar la presidencia ejecutiva de Apple por evidentes motivos de salud y deseamos que sea cual sea el problema lo supere. Suerte Steve.

Fuente: TheFuelBlog

Post Tags: