Cuando suceden cosas como esta siempre nos quedamos con el cuerpo raro. Antes de entrar en el resultado gráfico la pregunta que nos viene a la mente es ¿esta marca, de referencia e histórica, necesitaba cambiar?. Suponemos que sus autores tendrán la respuesta, aunque el modus operandi es el parecido a otros casos: graaaaaaaan empresa de branding vende una graaaaaaan moto y cambia un icono del diseño porque… porque sí.

¿El resultado gráfico? Parece una pseudo vuelta atrás en el tiempo. Y aunque resultón, nos parece —en el caso de la tipo principal— pobre.
Lucky Strike se merecía algo más.

Fuente: Brandemia

Post Tags: